Mar 26 2015

Presentación

El aporte sobre La Sabiduría del I Ching en esta página, y en los videos expuestos en YouTube, no pretenden ser una panacea que responda o contradiga otras miradas diversas y particulares de esta Sabia y Milenaria Enseñanza.

Es precisamente eso: un aporte; una mirada desde la experiencia y desde largos años de práctica. Seguramente otras personas hayan transitado por otras veredas y concluyan diversamente. Es como la vida. Y este sabio instrumento es precisamente un lecho de vida que ayuda a que nuestras aguas fluyan de mejor manera y forma.

La Sabiduría aconseja jamás litigar por contenidos santos o sabios, sino practicarlos: la Humildad, el Amor, la Compasión y Misericordia son factores de Virtud que deben conducir al buen discípulo del I Ching.

La gran oportunidad que nos brinda el Oráculo es justamente no sostener opiniones o pareceres subjetivos que nos lleven a levantarnos cuan jueces de otros. Juzgar es de necios. Y en todo lo que al I Ching respecta es aconsejable consultarlo con el mismo Oráculo, pidiendo calificación y diagnóstico por aquello que queremos esclarecernos: por ejemplo ediciones de libro, versiones, enseñanzas y personas que enseñan este Camino maravilloso. De este modo sobre el I Ching es el I Ching quién habla: como hiciera C.G.Yung en su presentación del libro de Richard Wilhelm.

Las opciones de fe o de corte filosóficos de las o los autores de  trabajos concernientes al I Ching nada tienen que hacer en la calificación de un resultado con esta enseñanza. Wilhelm era adventista, y no cualquier creyente protestante, y sin embargo nadie puede alegar sectarismo o tergiversación en su excelente labor de traducción. Agnósticos han escrito tratados sobre su experiencia con este sabio libro. Taoístas y confucionistas han colocado puntos diversos y hasta divergentes sobre interpretaciones basadas en estos escritos. Budistas han hallado en el I Ching una verdadera fuente de inspiración. No pocos cristianos practican y escriben sobre esta vertiente universal. Miembros seguidores de la New age han extraído del I Ching lo que ellos han visto y vivido.

Aquello que debemos condensar para nuestra propia nutrición no es la fe, religión o postura política del (o de  la) autor, sino el producto colocado bajo escrutinio del mismo Oráculo; y analizado con paciencia, magnanimidad. Se acoge lo que nos sirve, se deja lo que no queremos. Así de sencillo.

La Quietud en la meditación; la paz; la Verdad Interior; la Humildad son factores fundamentales para sostener una adecuada relación con esta vertiente de Sabiduría que nos heredaron Santos y Sabios de la antigüedad. Justamente para que seamos Hombres Logrados y Superiores en el más profundo sentido de nuestra Humanidad…y Espiritualidad.

¡Buena lectura!