La medida del Tiempo según el I Ching

-un aporte para mejor entender el Tiempo que vivimos -

El asunto de la medición del Tiempo, sea en lo global como en la particular, es un tema que gira entre los adeptos del I Ching, y no pocos estudiosos han ‘inventado’ o ‘propuesto’ fórmulas y cálculos que bajo un análisis más profundo no logran llegar al centro del asunto.

En el trabajo publicado bajo mi autoría (Tratado I Ching: séptimo tiempo) introduje algunos elementos básicos del giro de un año con el propósito de que quienes consultan puedan definir el tiempo inmediato de la respuesta.  El desarrollo de este aspecto en su fondo macro no fue incluido en el citado libro, como tampoco se publicó todo el sistema de cálculo binario: cada capítulo y tema del Tratado en cuestión fue sometido a debidas Consultas ante los Santos y Sabios, en modo que el conjunto de esta labor contara con el beneplácito de los verdaderos mayordomos de estas escrituras. Cuatro capítulos fueron dejados en ‘espera’ por los maestros, y de éstos el tema del Tiempo y Cálculo Binario no se insertaron en este Tratado.

Habiendo entrado ya en el año que tanto nos ocupa: el 2012… me han consultado si esta fecha coincide con algún calendario propio que se sostenga sobre las fórmulas del I Ching.

El Imperio Dorado, iniciado por Fu shi, (5 mil a.C) si contaba con cálculo de tiempo y un conteo calendárico; cuando se publica ‘I Tchou’, bajo la Dinastía Chou (1114 a.C) también hubo una adecuación de los números originales, y los sacerdotes confeccionaron un sistema que llamaron algo así como ‘el calendario del dragón’ o ‘el conteo del dragón’.  Fijaba el giro de un año de acuerdo a los solsticios, pero también era un reloj que contenía las 24 horas de acuerdo a los puntos cardinales. El verano era ‘dragón de fuego’, el invierno ‘dragón de agua’ el otoño ‘dragón de metal’ y la primavera ‘dragón del Cielo (o aire)’.

(Extracto capítulo sobre ‘Tiempo y Ley de Los Números’- no incluido en Tratado en cuestión) “El cálculo Binario conlleva a establecer que 6.6 es el Tiempo de la Tierra’. Y 5.5 es el ciclo del Cosmos en relación a la Tierra. 6.5 dividido entre 2 entrega la cifra de 32, y el resto es igual a 1(en la regla de 64 que rige al I Ching, 32 es la división del Oráculo). Ahora, el Cosmos es 5.5 y traducido en base a ley numérica de 64 éste equivale a 231. Por su parte: 6.6 es en esta misma fórmula: 235. Sumados ambos entre sí: 466. Cada ciclo medible de 466 años terrenales (micro-cosmos) equivale a 227.174 años en el Cosmos (Macro-Cosmos independiente de la Tierra, ya no en relación a ésta) En otras palabras: para que 466 años sean tangibles en una franja de tiempo medible deben sucederse antes y en lo Macro el equivalente a 227.174 años en el Macro Cosmos. Obviamente tales ‘años’ son virtuales, pues en lo Macro el Tiempo no existe”

“El ciclo de 466 años se completa en 10 giros: 4.666. Cada 4.666 años hay un Salto de Tiempo proveniente del Cosmos y que provoca cambios y mutaciones en los ciclos de la Tierra. Tres ciclos de 4.666 años conforman 13.998. Una Civilización en la Tierra debe ser reemplazada (mutación de la estirpe o de la índole) cada 13.998 años. Tal era la convicción de los sabios según declaración de los dioses que entregaron a los Santos y Sabios las tablas de los números sobre la que se basa el I Ching que hoy conocemos” “ Ahora, la fecha ‘2012’ contiene una concordancia que la hace del todo peculiar: es el cierre conjunto de tres ciclos: de los 466 años recientes, de los 4.666 de un ciclo Terrenal y la conjunción de los últimos 13.998. Entre el año 2012 y el año 2076-77 (65 años, que es la suma de 6.6 y 5.5) se debieran suceder tres tipos de ‘saltos’: una Terrenal, otro de los Hombres y el más radical…del Cosmos. Nunca antes hubo tal lineamiento de Tiempo” “Esta Concordancia de tres Ciclos (en un lapso de 65 años) (64 efectivos) se conoce como  6.6.6 (tres ciclos en uno)  = 1010011010= 101001 (22) y 010110 (47). Un Tiempo de Gracia ( 22) y un Tiempo de Aflicción (Tribulación)(47)”

“Las Ocho Cabeza de Casas dominan  ciclos   de 466 años cada una. Cada Cabeza de Casa contiene los signos que denuncian los acontecimientos bajo su reinado. La Casa del Creativo (signo 1) es el primer dragón: la casa del Receptivo (signo 2) es el segundo dragón; luego se expanden las otras seis Casas. En este Ciclo actual se han movido del siguiente modo (no siempre su movimiento es el mismo): luego de la Casa 2 (Lo receptivo) predominó la Casa del Dragón de madera (57). Lo siguió el Dragón de las Aguas y de los abismos (29); entonces entró el tiempo del Dragón del Aire (51) Y vino el  tiempo del Dragón de Tierra (llamado de ‘Montaña’) (52) El tiempo duro del Dragón de metal lo siguió hasta llegar al Ciclo final que cierra este giro único, con el Dragón de Fuego (30)  (Las Ocho Casas se suceden en 3.728 años. Estos 3728 son considerados como ‘los años largos’ o ‘ciclos largos’ pues son considerados un ‘Tiempo único’ divido bajo las Ocho Casas, y conforman una historia hilada que no tiene posibilidad de ruptura. Los 938 años restantes (que completan los 4.666 años) son leídos como los ‘años cortos’ o ‘ciclos breves’. Cada 117 años y 25 días se suceden los gobiernos de los Cabezas de Casas en sus periodos breves. De esta división del Tiempo los Sabios aplicaron la ‘Ley de los Cielos’: consignaron al Tiempo Único de las Ocho Casas la calidad de ‘Período Macro’ o ‘Ciclo abierto al Cielo Anterior’ (3.728 años) y en tal condición los Hombres eran instruidos por los dioses y la Tierra se hallaba en directa influencia de otros puntos del Cosmos. En tanto, en los ‘períodos breves’ o ‘cortos’ 938 años divididos en 117 años y 25 días cada uno) el tiempo transcurre sobre el Micro Cosmos, plegado hacia sí mismo, encerrando a los Hombres en su propio universo, distanciando a los dioses y dejando la Tierra a los efectos su  ley natural; cuando el Cielo Posterior entra en los ciclos cortos, es que se dice que se compenetra en un Valle Oscuro”

“ Actualmente nos hallamos en el punto de culmine de los 938 años de los ciclos cortos, y cierre de los 4666 años del período largo. Además nos hallamos en la conjunción de los 13.998 años en que la humanidad ‘salta’ no por opción sino por condición de Ley Divina y Cósmica.Entre los  años 2076-77 se concluyen los últimos 117 años y 25 días del total de los 4.666 años globales (exactamente el 25 de Enero del año2077). Eso quiere decir que el último ciclo corto entró el año 1959. Y el conjunto de ciclos cortos entró en el año 1138 de esta Era. Los ciclos largos (de 3728 años en total) tuvieron su exacto inicio el 6 de Diciembre del año  2.589 a.C. Para contabilizar el Tiempo actual se debe tomar como referencia el año 2.590 (y si por fecha exacta: 6 de Diciembre del año 2.589 antes de Cristo). Ahora, esta ‘civilización’ que los antiguos llaman ‘Estirpe’ cuyo salto coincide con este tiempo, viene /venimos/ de un salto anterior acaecido hace 13.998 años. Más exactamente hace 13.934 años.  Todos los factores numéricos confluyen entre el 21 de Diciembre del año 2012 y el 25 de Enero del año 2077 “Las Cuatro casas extremas: la del Fuego (Li) la del Agua o Abismal (Kan); la del metal (Tui) y la del Cielo (Chen) definen tiempos y eras cruentas y oscuras (Kan y Tui) o tiempos y eras de progresos cósmicos y espirituales (Chen) o de inteligencia humana y ciencia (Li). En 1959 entró el gobierno de Li (fuego) y cesó el dominio de Tui.  A excepción de Chen, tanto los tiempos de Tui (la guerra) de Kan (los abismos y la oscuridad) y de Li (la soberbia y autodestrucción) son todos de severas contradicciones, sobre todo Li (Fuego) que combina la inteligencia y el progreso con la auto destrucción y la avaricia”

“Los Tiempos cortos son netamente Micro Cósmicos, es decir se exacerban las condiciones terrenas y cesan las influencias externas (de los dioses). Una Casa Gobernante en Lo Macro, entonces, influye, para compensación, a los ciclos cortos, de otro modo habría  desarmonía y descomposición. En el tiempo breve bajo Tui (que culminó el (23) 25 de enero de 1959 y que siempre instaura la guerra como señal de su dominio) hubo influencia Macro del Padre, de la Casa del Creativo. Cuando ingresa Li lo hace bajo la influencia de la Casa de la Madre (Kun). Por 117 años y 25 días, desde 1959 nos hallamos en la casa de Li y bajo influencia Macro de Kun. Cada 14 años (exactamente al inicio del tercer mes de los 15 años) (entre el 4 y 5 de marzo) hay un cambio de signo específico: en marzo del año 1974 cesó la situación descrita en el signo 30 (Li-Li) y comenzó la predominancia del signo  56, el que se desarrolló hasta marzo del año 89; desde entonces y hasta marzo del año 2004 fue el tiempo del signo 50. Este año 2012 se encuentra bajo el signo 64, exactamente en su cuarta línea; el 21 de Diciembre del 2012 entramos a la quinta línea del signo 64, y  en marzo del año 2019 entramos en el conflictivo signo 4.”

Espero aportar en algo al bagaje de lectores y lectoras que buscan en el I Ching la clave para entender estos tiempos aciagos.  Si leemos los signos específicos de la casa de Lo Adherente, y nos confrontamos en el signo 64…quizás comprendamos mejor por el momento que transitamos, y lo preocupante que es el hecho que a un cierre de tiempo tan profundo y definitivo, como el que se describe en el signo 64 nos lleve al signo de la porfía y la necedad (4)…claro, queda la esperanza que no pocos maestros y sabios también encuentren la luz de la paciencia bajo este tiempo que se nos avisa. Pero antes de aquello…leamos la sexta línea del 64…que debiera entrar a fines del año 2016…


One Response to “La medida del Tiempo según el I Ching”

  • marta47 Says:

    La sexta del 64 lleva a La Familia. ¿Familia terrestre o familia humana con exclusión del resto del mundo natural?. ¿Familia humana o clan de los elegidos? Es decir, integración equilibrada de los 5 elementos o enjuiciamos con soberbia queriendo ser más que la fuente. La fuente emite sin juicio, es generosa, es amorosa. Todo tiene su lugar, a cada uno lo que le corresponde. Hay lugar para todos, porque si no fuese así no estaríamos todos juntos acá.
    Estas son reflexiones, es lo que se le despierta a uno al leerte.
    Gracias por la enseñanza Ricardo.
    Un saludo afectuoso

Leave a Reply