Una Gran Armonía de Cuerdas

Aquello que hoy la Física descubre y calcula, y que los Físicos han llamado ‘la teoría de Cuerdas’, los antiguos Sabios y Santos explicaron de esta forma:

‘Hay Cuatro Poderes manifiestos en Uno: el Tao, el Cosmos, la Naturaleza y el Hombre”.

“El Tao posee Cuatro Poderes en Uno: El Tao inasible y eterno que es fuerza Yang y creativa, y es Luz; el Tao oscuro que no posee forma, y sin embargo es la Madre de lo Creado; el Tao Manifiesto que es el Hijo del Eterno Tao y la Madre Oscura; y la Raíz, que es una madeja que todo lo envuelve y cuyos espacios siderales no dejan pasar ni una hoja”.

“El Cosmos posee Cuatro Poderes: el terrible que es Retrogrado y abismal; el Intermedio que alimenta y crea; el Superior que contiene Tiempos y Materias; el Dimensional que viaja y recorre el Cosmos cuan Ley de Mutación inexorable”.

“La Naturaleza comparte cuatro Poderes con el Hombre: el Cielo y su Orden Anterior (macro)- lo invisible-.  El Cielo y su Orden Posterior (Micro)-lo Tangible-.  Los Elementos 4 +1: metal (piedra, minerales); agua – en sus diferentes estados y roles-; fuego (sol); Viento-aire (oxigeno – clima); más: Madera (naturaleza). El  Tiempo: franja temporal y su particularidad terrenal –cadencia natural del Tiempo –ciclos temporales”.

“El Hombre contiene en Sí Mismo cuatro Poderes: su Alma (sentidos- sentimientos –sentir y emociones); su Mente: pensamiento- análisis- comprensión-discernimiento; su Cuerpo (el cual posee cuatro estados: uno bajo y descendente; otro medio y relativo; otro fuerte en voluntad y fuerza; y uno alto y sublime); y su Espíritu (divinidad y trascendencia de otros tres ‘cuerpos’)”

“Estos Cuatro Poderes y sus formas y manifestaciones ascendentes y descendentes están íntimamente relacionadas, no por invasión de espacios y roles, sino por vibraciones e influencias recíprocas.  Los dioses enseñan que el Hombre puede llegar a vibrar en seis cuerdas alargadas que nunca se tocan y sin embargo se entienden y armonizan. A esto se llamó ‘Seis Tiempos’: tres cuerdas inferiores que se relacionan y crean ciertas manifestaciones  que pudieran confundirse con un solo cuerpo y manifestación; y tres cuerdas superiores que nunca se confunden entre sí  y difícilmente podría asumirse como cuerpo único. Cada cuerda posee Yang y Yin: y las seis cambian de yang a yin en una danza que evita que dos yang o dos yin se topen y se repelan. Cuando sucede aquello que se evita: sucede un Salto en la Vibración y todo se recompone bajo una oscilación diferente a la anterior. Sin embargo, para que estos Seis Tiempos o Vibraciones existan y mantengan un orden (armonía) es fundamental la influencia del Orden Macro del Cielo Anterior; es decir: Lo Invisible que permite que lo Micro y tangible funciones y obtenga su propio Orden Creativo”

“El Orden Anterior es primero, es antes, es Origen, es Inicio. Los Sabios y Santos lo llamaban: el Día Eterno. No posee Tiempo, ni temporalidad, y es el anti-orden que garantiza la cadencia y los ciclos Cósmicos, naturales y humanos. En el Orden Anterior todo sucede en un día único, en un estado inmutable y permanente. Su ‘Día’ va de Implosión a Implosión, de Salto a Salto. Los dioses habitan en el Día Eterno, y son llamados ‘los señores de los Días’ pues ‘Saltan’ de un estado a otro sin nunca fenecer. De este Orden Superior emana un filamento que los Antiguos llamaron ‘luz’ pero que no es la luz conocida, sino un ‘estado de luz’ que el Hombre alcanza por su Espíritu. Es el Espíritu el hilo conductor que en su purificación une al Hombre a la eternidad.”

“¿Cómo llegaron los Sabios y Santos a convertirse en dioses? Hay un Ki vital que es Inmutable, es Espíritu, y es como Padre de Lo Creado. Lo Inmutable crea lo inmutable. La materia crea materia.” “¿Cómo convertir la materia del Hombre en una  materia inmutable?  Todo lo que es unido por el Fuego que no quema (Espíritu) y por el Agua que se purifica (Alma) puede llegar a Vibrar con la cuerda de Primer Espíritu. Para lograr esto se requiere que el Hombre pase y viva en un movimiento Retrogrado el Orden propio, el de la Naturaleza, el del Cosmos y el del Tao. A esto los Sabios y Santos llamaron: ‘El Retorno’. Para explicar este ‘Retorno’ enseñaban a sus Discípulos: ‘el Hombre ha sido puesto en este Tiempo y Estado para que aprenda a retornar a sus orígenes; el Hombre no puede ir a ninguna parte, no elije si morir en la carne o no hacerlo; la ilusión es aquella que alza espejismos de metas y satisfacciones, de riquezas y logros, que nunca conducirán a parte alguna, y siempre terminarán, pasarán y desaparecerán…porque él mismo terminará, pasará y desaparecerá. El Hombre Superior es aquel que entiende su fragilidad temporal y se propone permanecer en lo único inmutable; y para vibrar con lo Inmutable es menester alcanzar lo único inmutable que vibra en el Hombre con el Espíritu Eterno: su Espíritu (su Kí). Todo Kí (Espíritu) posee Su Índole: y con eso se entiende que todo Espíritu posee una Voluntad que le es propia, como cada hijo del mismo Padre y misma Madre es diferente entre sí’  ”.

“Para lograr el pleno Retorno y no extraviarse en el Camino, el Andariego debe ser consciente de su calidad de tal: un Ser sin patria en la Tierra y con un hogar en el Cielo Anterior. Sin esta certeza el Hombre se pierde en el primer vericueto que ofrece aparente solazo y reposo, o luminarias que suelen ser falsas y decadentes. Crucial es no mezclarse con los dioses, o en asuntos divinos, aún estando en la Tierra y sujeto al Tiempo; nunca violar la mente con conocimiento sin antes alcanzar La Quietud y entrar en las Ocho Virtudes. La Quietud y las Ocho Virtudes son la madre de Paz que permite abundancia y riqueza espiritual,  y sublime alegría. Primero el Sí Mismo. Y con el Gobierno de Si Mismo entrar en el reinado del Orden Natural, en donde los Sentidos del Hombre se unifican cuan nota de armoniosa música al Sentido de los Elementos. Uno en Si Mismo y Uno con el Sentido de Lo Natural…el Hombre vence por fin lo ficticio, lo artificial. Esto quería decir el Maestro cuando enseñaba a sus discípulos que: ‘hay un oído natural y uno artificial; hay una visión artificial y una natural; hay un entendimiento que viene de la mente artificial y hay una mejor comprensión que solo proviene de la mente natural…’ ”

“Desde la Unión del Sí mismo con el poder de Lo Natural, el Hombre puede elevarse hacia el Tao y debe buscar al Tao haciendo vibrar su esencia y su Origen Espiritual. No se detendrá en el Cosmos, porque el Cosmos pasará por él, vendrá por él, lo hallará a él. El Hombre sabio jamás caerá en las redes del Cosmos, porque es otro Tiempo y Espacio, otra materia y Orden que solamente le conduciría a cambiar ‘Carne por Carne, Tiempo por Tiempo, Ley tangible por ley tangible…’ y no ascenderá, sino que caerá en una realidad cuya vibración destrozará su Ser y anulará su Trascendencia. Al ir en pos del Tao y no abandonar la Vibración de su Kí (Espíritu-Índole) podrá recibir impulso de Lo Dimensional, que es Luz viajante que los Santos y Sabios llamaron ‘el Rescate’ o ‘la Fuerza que arrebata’ pues literalmente ‘arranca’ al viajero espiritual de la atracción del Cosmos y lo traslada hasta las puertas del exterior cósmico”

“Para entender esto que cada Hombre (ser humano) puede lograr si posee perseverancia y humildad, el santo y sabio explica que es el Hombre un instrumento de cuerdas en un universo de instrumentos de cuerdas, y para no enredarse y caer el Ser debe afinar su propia cítara: sus cuerdas no deben estar flojas porque sonará feo y en desarmonía (y atraerá melodías feas y en desarmonías); y no deben hallarse demasiado extendidas porque se romperían (y atraería tensiones y rupturas que siempre serán violentas). Nunca intente el Ser vibrar imitando el sonido de otras cítaras. Cada Índole posee sus notas y melodía. No toca una o dos cuerdas e ignora las otras. Y nunca deja de buscar la armonía del propio instrumento con el coro de Lo Natural. Si alcanza el Hombre su armoniosa melodía podrá congeniar con la armoniosa melodía de otros que suenen según su Índole. Cuando el Ser logra este ensamblaje entiende porque nadie puede posesionar a otro, ni acallar su propia naturaleza: entonces vive el Amor. Las Ocho Virtudes son Ocho Cuerdas que vibra una melodía angelical y celestial. Entonces, cuando el Tao se presenta ante la conciencia de este Ser Logrado no tiene éste Hombre resistencia alguna, porque vibrando y viajando fue vomitando toda idea artificial del Tao, y aprende en su Andar que debe siempre buscar la nota que armonice con su cítara: lo que no vibra bien y no suena hermoso…no es. Lo que sí es de Gracia y de Belleza…Es. Eso entienden los dioses por Belleza y Gracia. Y nadie puede saltar o brincar por encima del Orden: primero el Hombre que asciende en su Vibración y Armonía;  luego su Unión con Lo Natural para despejarse de todo lo artificial;  y entonces, y sólo entonces,  la Decisión de unión con el Tao para no caer en las trampas del Cosmos”

“De todo… de aquello que más debe cuidarse el Hombre que postula a lo Superior de su Ser…es de los Abismos: es un movimiento contrario al Cielo y a la Luz que también se halla intrínseco en el Hombre, y halla alianza de goce en los Vacíos del Cosmos. ‘No hablaré de esto hoy’- dijo el Maestro- ‘pero para que entiendan:  es como una trompeta sonando fuerte en los sentidos;  embriaga al Hombre y lo llena de deseos; acrecienta la sombra del ego y endiosa lo artificial; es estridencia continua que no deja reposar, y aborrece el silencio porque busca hundir al Ser en el bullicio mundanal… O todo lo contrario a tus cuerdas plácidas sonando entre silencios y quietud, entre la paz y el despertar. Todo lo que duerme y adormece… o enloquece y arrebata… callará tu cítara y romperá tu instrumento. Si eso sucede: debes volver a empezar’ ”.

 

-          De ‘La Antigua Enseñanza de Sabios y Santos’ -

 


2 Responses to “Una Gran Armonía de Cuerdas”

  • Leslie Says:

    Nazareno,

    He consultado al I-Ching y me ha salido el signo 57, aproximadamente dos semanas antes hice una consulta y me respondio con el signo Chen-Chen, no recuerdo el número del signo, el 90% de las respuestas a mis consultas son con signos macro, o signos amarillos. Desde pequeña busco, siento día a día que esta realidad es otra cosa. Siento que este es un llamado real, eterno, lleno de misterios y que requiere de una valentía increible para abandonar la concepción de realidad que conocemos como seres humanos corrientes. Debo decir que me siento descolocada. Cuando acepté a Dios a mi manera lo hice desde la física cuántica que aparecio en mi vida justo en instantes de tribulaciones, tengo la certeza que la gente no comprende lo mismo frente a una misma situación o frente a un mismo tema, lo digo porque mi relación con lo cuántico fue una reacción espiritual no intelectual, me remecio fuertemente. Ingrese al cuerpo de Bautizados de Santiago hace muy poco, acepté a Cristo, intento comprender sin caer en los conceptos que facilmente se involucran con lo religioso. Senti la necesidad de hacer este comentario, quizas porque me inunda y descoloca la sabiduria que emana del I-Ching. Acepte el llamado de Cristo, sólo eso faltaba para que la comunicación se comenzara a dar. No se que busco comentando, ya me encuentro en el camino, un comentario de su parte quizas.

  • Ricardo Andreé Says:

    Los Seres Humanos actuales hemos extraviado nuestra condición Espiritual y divina; la formalidad mental de las religiones, que encierran a Dios en un libro, en la historia o en pueblos elegidos, en desmedro de otros seres iguales, no hace sino alejarnos aún más de la realidad Macro que Nos Vive y que nos sostiene. Cuando un Camino Espiritual coloca al Hombre ante su Origen y cambia su percepción y visión de la vida y de la realidad… suelen darse estos terremotos psicologicos, emocionales y mentales. Porque toda la estructura formal se basa en esos pilares, y la Realidad Espiritual desmonta una ilusión que no es Causal sino Efecto. Y si nosotros somos ‘Efecto’ entonces nuestra Causa Vive fuera de este Mundo. El Reino de Dios no es de este Mundo. Eso es lo que el Cristo entiende con ‘Estar en el Mundo…No Ser del Mundo’. La Sabiduría que contiene el I Ching no es china, sino DE LOS HOMBRES y para que los HOMBRES asciendan de su condición terrenal a un estado espiritual llamado: Camino Medio. Pues bien, en la práctica este Camino Medio no es otra cosa sino la unión con la Cuerda del Macro en la que habita y vive el ‘anti-yo’. Cuando el Yo terreno se une al Yo Superior se produce el Hombre Nuevo.

Leave a Reply